Las mujeres son las encaminadoras y amplificadoras de la web social. Y son el combustible espacial del comercio electrónico.