Aristófanes

“Una golondrina no hace verano.”

“En las adversidades sale a la luz la virtud.”

“Educar a los hombres no es como llenar un vaso, es como encender un fuego.”

“No es posible vivir con estas malditas mujeres, pero tampoco sin ellas.”

“¡Quieran los dioses que cada uno desempeñe el oficio que conoce!”

“El hombre es el único animal que hace daño a su pareja.”

“Un solo plato no basta para dar de comer a dos ladrones.”

“Hay que ser remero antes de llevar el timón, haber estado en la proa y observado los vientos antes de gobernar la nave.”

“Con las palabras la mente tiene alas.”

“La vida es corta, el arte duradero, la crisis efimera, la experiencia arriesgada, y la decisión difícil.”

“Los sucesos malvados proceden de causas malvadas.”

“La juventud pasa, la inmadurez se supera, la ignorancia se cura con la educación, la embriaguez con la sobriedad, pero la estupidez dura para siempre.”

“Todo el mundo sabe que los hombres viejos son dos veces niños.”

“Permitidle a cada humano el practicar el arte que domina.”

“No hay ningún hombre realmente honrado; ninguno de nosotros se encuentra libre del afan de lucro.”

“No hay en el mundo nada peor que una mujer, excepto otra mujer.”

“Nadie puede hacer que un cangrejo camine derecho.”

“Los hombres sabios aprenden mucho de sus enemigos.”

“La patria de cada hombre es el país donde mejor vive.”

“La desconfianza es la madre de la inseguridad.”

“El hombre aunque tenga los cabellos grises, siempre conseguirá esposa; pero la mujer dispone de corto tiempo.”

“Ciegos humanos, semejantes a la hoja ligera, impotentes criaturas hechas de barro deleznable, míseros mortales que, privados de alas, pasáis vuestra vida fugaz como vanas sombras o ensueños mentirosos.”

“Aún de un enemigo puede el humano aprender sabiduría.”