El Congreso es virtualmente incapaz de aprobar reformas a menos que primero obtenga el permiso de los poderosos intereses especiales que se ven más afectados por la propuesta.