Cuando tenía unos diez años, le di a mi maestra un sándwich de April Fool, que tenía un pez dorado muerto.