Puede adormecer a los clientes que pagan siempre y cuando sean abofeteados.