Es fácil para los líderes intelectuales y las clases ejecutivas adoptar una filosofía de ‘haz lo que amas y amas lo que haces’ cuando son lo suficientemente ricos como para trabajar duro solo de forma voluntaria y cuando sus trabajos les otorgan un estatus.