Nada parece a primera vista menos importante que la forma externa de las acciones humanas, pero no hay nada en lo que los hombres pongan más valor: se acostumbran a todo excepto a vivir en una sociedad que no tiene sus propios modales.