La desventaja de la experiencia de Whole Foods es que su éxito está impulsado por uno de los fenómenos más grotescos de nuestra era: el habitante urbano con movilidad ascendente, el que quiere complacer los anhelos epicúreos con conciencia de clase y salvar el mundo también.