Todos vamos a seguir contando historias de amor, todos vamos a contar historias de héroes. Todo es cuestión de cuál es su propia huella digital, su propio ADN, y qué aporta a la mesa que lo hace único.