Mi pasión por la jardinería puede parecerles egoísta a algunos, o simplemente un acto de resignación frente a los abrumadores problemas que acosan al mundo. No es ninguno. He descubierto que cada jardín es exactamente lo que Voltaire propuso en Candide: un microcosmos de una sociedad justa y hermosa.