Cuando se trata de algo como la compasión por el dolor físico, que sabemos que es muy, muy antiguo en la evolución (podemos encontrar evidencia de ello en especies no humanas), el cerebro lo procesa a una velocidad más rápida. La compasión por el dolor mental tomó muchos segundos más.