Escribir a mano larga es el último refugio. Uno necesita el tiempo que se necesita para poner el lápiz en el papel y dejarlo correr a lo largo de la línea reglada.