Algunos novelistas quieren dar voz a la gente de la historia porque se les ha negado en el pasado.