Las mujeres que quieran trabajar deberían tener la opción de hacerlo. Si decide trabajar incluso después de casarse, los hombres deben permitir que eso suceda.