Nadie puede ser considerado intocable por motivos políticos.