Un escritor quiere algo más que dinero por su trabajo: quiere permanencia.