El hombre medio, si es que se entromete en la crítica, es un crítico conservador.