A lo largo de los años, había alimentado la esperanza de poder volar, de manejar una máquina a medida que se elevaba cada vez más alto en la estratosfera, era mi sueño más querido.