¿De dónde surgen los males como la corrupción? Viene de la codicia sin fin. La lucha por una sociedad ética libre de corrupción tendrá que luchar contra esta codicia y reemplazarla con el espíritu de «qué puedo dar».