Durante 2.500 años, India nunca ha invadido a nadie.