Cuando estás a mitad de temporada, en situaciones muy intensas, es difícil no llevarte eso a casa. Especialmente cuando duerme, no puede controlar lo que sueña. Y se cuela en el inconsciente.