Siempre gravito hacia el lado independiente de las cosas, solo porque esas son las historias de las que siempre me enamoro, pero en realidad no te pagan, y vivir en Los Ángeles es caro y tengo una hipoteca que pagar. Así que es bueno saltar a una película de estudio y luego, en el resto de mi tiempo, hacer pequeños proyectos apasionantes.