Tengo que ser honesto y decir que, al crecer, no era un gran deportista, pero me encanta la camaradería. Me encanta que la gente se reúna, pelee por un equipo y se emocione mucho al respecto.