Una vez monté un tiburón. No lo recomendaría. Fue divertido, ¡pero pensé que me iban a comer todo el tiempo! Nada contra los tiburones. Amo a los tiburones. Simplemente no creo que estemos destinados a montarlos.