Encuentro la televisión, y particularmente la televisión en vivo, muy romántica: la idea de que hay un pequeño grupo de personas, muy alto, en un rascacielos en el medio de Manhattan, transmitiendo esta señal hacia la noche.