Debemos borrar el feo legado de Bin Laden, no extenderlo: al poner fin a la erosión de nuestras libertades civiles por la Ley Patriota, podemos proteger las libertades por las que vale la pena luchar por Estados Unidos.