En serio, ¿a quién le importa la longitud del río Nilo o quién fue el primero en descubrir el queso? ¿Cómo va a ayudar a alguien memorizar eso? En cambio, necesitamos darles a los niños proyectos que les permitan ejercitar sus mentes y descubrir cosas por sí mismos.