Las grandes corporaciones, por supuesto, están cegadas por la codicia. Las leyes bajo las cuales operan así lo requieren: sus accionistas se rebelarían ante cualquier cosa menor.