Desde mi primera película, cuál fue mi concentración, mi inspiración, fue que no quería narrar algo, no quería contar una historia. Quería mostrar algo, quería que ellos hicieran su propia historia a partir de lo que estaban viendo.