La poesía siempre huye de ti, es muy difícil captarla, y cada vez que la leas, dependiendo de tus condiciones, la captarás de manera diferente. Mientras que con una novela, una vez que la ha leído, la ha captado.