Me siento como un arbol. Un árbol no siente el deber de empezar a hacer algo con la tierra de la que proviene. Un árbol solo tiene que dar frutos, hojas y flores. No se siente agradecido con la tierra.