Cuando se ven asaltados por la desesperación, los jóvenes deben dejar que las preocupaciones universales entren en sus vidas.