La pregunta que le hice a Georges ahora se ha vuelto general: tú, que pensabas que eras superfluo, que pensabas que no había lugar para ti en la sociedad, no solo no eres superfluo, eres necesario y, por lo tanto, los que eran mendigos se vuelven dadores.