Como atleta, estás literalmente programado para soportar una cantidad específica de dolor.