Cuando me miro en el espejo, no veo a una persona que haya tenido el tipo de impacto que tuvo Mia Hamm en el juego. Ella sigue siendo mi ídolo, la mejor jugadora y la mejor compañera de equipo. Logró tanto de muchas maneras diferentes. Lo que hizo por el fútbol femenino no se puede medir.