No puedo hablar por otras personas, pero para mí, siento que se acabaron los días en los que necesitas salir del armario. Nunca me sentí como si estuviera en un armario. Nunca lo hice. Siempre me sentí cómodo con quién soy y con las decisiones que tomé.