Siempre que consigues ganar, sientes la satisfacción de todo tu arduo trabajo, todos los sacrificios, toda la sangre, sudor y lágrimas. Se siente bien y te hace darte cuenta de que realmente estás haciendo lo correcto.