Tan pronto como comencé a darme cuenta de que podía ganarme la vida jugando fútbol profesional, fui a ese lugar donde podía torturarme porque sabía que me haría mejor para el juego del campeonato.