Una cosa que me encanta hacer cuando estoy haciendo ejercicio es quitarme el reloj, quitarme la correa del corazón y simplemente correr, no por tiempo, no por esfuerzo, sino solo para que la sangre fluya.