Acuñamos conceptos y los usamos para analizar y explicar la naturaleza y la sociedad. Pero parece que olvidamos, a mitad de camino, que estos conceptos son nuestras propias construcciones y comenzamos a equipararlos con la realidad.