Detener el desarrollo, atacar la ciencia y glorificar la pobreza no es la respuesta a los vicios que acompañan a la prosperidad.