Cuando hablo con personas necesitadas, me dicen que quieren tener esperanza, que están ansiosas por oportunidades, que están listas para días mejores. Y puedo decirles que cada vez que sus esperanzas se ven defraudadas, todas las naciones pierden.