En los últimos años, el camino del enfrentamiento ha mostrado sus consecuencias: pérdida de vidas inocentes, destrucción y miedo. Sin embargo, lo más costoso fue la pérdida de la esperanza. El regalo más preciado que pueden presentar a sus pueblos durante las próximas semanas es una esperanza renovada que nace de un progreso tangible sobre el terreno.