Muchos verán los compromisos que se harán durante sus negociaciones como concesiones dolorosas. Pero, ¿por qué no verlos como ofrendas de paz, que proporcionarán a cambio los invaluables regalos de esperanza, seguridad y libertad para nuestros hijos y nuestros hijos?