Nuestra respuesta ha sido: ‘Bueno, hagamos un esfuerzo para que israelíes y palestinos se sienten alrededor de la mesa’. Eso no ha sucedido. Así que solo nosotros tenemos la culpa de esta crisis.