No soy una de esas personas que alguna vez se sentirán cómodas burlándose o haciendo caricaturas de los estereotipos adjuntos a cualquier comunidad.