Cualquier pueblo en cualquier lugar, que esté dispuesto y tenga el poder, tiene derecho a levantarse y sacudirse del gobierno existente y formar uno nuevo que se adapte mejor a ellos. Este es un derecho sumamente valioso, un derecho sumamente sagrado, un derecho que esperamos y creemos es liberar al mundo.