La regla principal para el abogado, como para el hombre de toda profesión, es la diligencia.