Sin malicia para nadie, con caridad para todos, con firmeza en el derecho, como Dios nos da para ver el derecho, esforcémonos por terminar la obra en la que estamos, para curar las heridas de la nación.