La teoría económica clásica, basada como está en una teoría inadecuada de la motivación humana, podría revolucionarse aceptando la realidad de las necesidades humanas superiores, incluido el impulso a la autorrealización y el amor por los valores más elevados.